Vestidos de novia y de comunión. Limpieza y cuidados

Limpiar vestidos de novia y de comunión.

Los vestidos de novia y de comunión marcan un día muy especial en las vidas de todas las mujeres y niñas. Son fechas que se quedan en la memoria para toda la vida.

Los vestidos de novia y de comunión solamente se ponen una vez en la vida pero, debido a su gran valor sentimental, se conservan para siempre.

Conservar este tipo de vestidos tiene su proceso. 

Vestidos de novia

Los vestidos de novia, tras finalizar el gran día, lo encontramos llenos de manchas de comida, de bebida, de maquillaje y de roces con el suelo. Si realmente se quiere conservar este vestido en perfectas condiciones durante muchos años este ha de guardarse perfectamente limpio y planchado.

¿Cómo limpiar un traje de novia?

El material del vestido de novia suele ser de maquija, tafetán, bordado, tul, piqué, encaje… Todos estos materiales son tan delicados que no se deben lavar en la lavadora ni en agua. Lo mejor es dejar el vestido de novia en manos de los profesionales y que ellos se encarguen de la limpieza y del planchado del mismo.

Vestidos de comunión

Los vestidos de comunión, a diferencia de los vestidos de novia, pasan más de mano en mano. Estos vestidos, además, sufren mucho más que los de novia porque los niños son menos cuidados. Al finalizar el día de la comunión, estos vestidos llegan a quedar en situaciones muy desfavorables. 

¿Cómo limpiar un vestido de comunión? 

Los niños tienden más a tirarse por el suelo y estos vestidos a veces terminan con manchas muy difíciles de quitar como la grasa.

Estas manchas no hay que lavarlas a mano, ni en la lavadora ya que podrían deformar el vestido. 

El material de los vestidos de comunión, al igual que los vestidos de novia, son muy delicados. 

Si realmente quieres conservar el vestido de comunión, lo recomendable es que lo dejes en mano de expertos para que lo limpien y lo planchen

Recomendaciones y consejos de mantenimiento y guardado del vestido de novia y de comunión

Los profesionales de Tintorerías Gil recomiendan a sus clientes que, una vez sale el vestido de novia y de comunión de la tintorería las siguientes pautas:

  • No colgarlo en una percha. Debido al peso que tienen estos vestidos, si se cuelgan en una percha pueden llegar a deformarse.
  • No envolverlo en plástico. Muchas personas tienen la idea de que si se guarda un vestido y/o traje colgado en un plástico se conserva mejor porque no se llena de polvo. Esto es un error muy común entre nuestros clientes. Si un vestido de novia y de comunión lo guardas en plástico, este se puede llenar de humedades y se puede decolorar.
  • Guardarlos en cajas especiales. Estos vestidos se deben de guardar en cajas de preservación. Si se depositan limpios y planchados en el interior de estas cajas se van a conservar y van a durar mucho más tiempo.
  • Envolverlo en papel de seda. Al guardar el vestido en las cajas especiales sería conveniente que estuviese envuelto en papel de seda. Hay que evitar que este papel de seda no tenga color para que no tiña el vestido en un futuro.
  • Nunca meterlo en la secadora. Si metes estos vestidos en la secadora podrían llegar a deformarse tanto que no podrías volver a ponerlos.

Si tu vestido de boda o vestido de comunión ha quedado en condiciones desfavorables y quieres guardarlo como nuevo en tu armario puedes contactar con nuestros expertos de Tintorerías Gil, ellos te asesorarán encantados.

Tintorerías Gil, es una tintorería de Getafe que lleva más de 80 años dedicándose al cuidado y limpieza de los vestidos de novia y vestidos de comunión.

Categorías